Tecnología, Internet, publicidad, gadgets y un poco de todo

Receta de la tortilla de patata

¿Qué hace un post culinario en un blog sobre tecnología y gadgets?

Bueno, por un lado podría decir que aunque pasemos mucho tiempo enganchados al Twitter, los blog, la Internet y los gadgets, “aún” somos personas del género humano (algunos más que otros) y necesitamos alimentar nuestros, cada vez más, cyberorganismos.

Ya catalogaron mi blog como un blog de electrodomésticos, por hablar de un aspirador robótico, la Roomba; ahora dirán que esto es un blog de cocina por poner la receta de la tortilla de patata, pero no cualquier receta, sino la que la mayoría de las madres y abuelas nos han enseñado.

Valga entonces decir que este post rinde un pequeño homenaje a esas madres y abuelas y a la tradición popular, necesaria de perdurar en el tiempo, y satisface los deseos más básicos de amigos y compañeros que me han pedido especificamente que aportase la maravillosa tortilla de patata de la que me jacto de poder hacer (la modestia siempre por delante).

A la gran batalla sobre si la tortilla lleva cebolla o no, sin duda la cebolla le da otro sabor, pero dado lo especial que la pequeña de la casa es con la comida, he optado por prescindir de ella 🙂

La elección de los ingredientes y su proporción son una parte importante del éxito: patata para freir de calidad (aunque personalmente soy partidario de comprar la patata en bruto y no las típicas bolsas de 3 kilos) y huevos de la más alta categoría, que determinarán el sabor de nuestra tortilla, según el grado de, llamémoslo “pureza”, del mismo, el color y el sabor de la tortilla se tornarán más amarillento y fuerte.

Nota: todos los huevos comprados en tienda deben estar numerados y el primer dígito de la numeración indica las condiciones de producción de ese huevo:

3 – Para la puesta en jaula (generalmente con colorante para que la yema tenga su color característico)

2 – Para la puesta en suelo (idem respecto a la yema)

1 – Para gallina campera

0 – Huevo de producción ecológica

Huevos ecológicos

Huevos ecológicos

Personalmente siempre suelo adquirir los de gallinas camperas, criadas al aire libre, aunque en ocasiones he usado los de producción ecológica. Lo que ya no hago es comprar los comunes (con el 3 como primer número).

Un poco de sal y aceite, de oliva virgen, de cocina, no de consumo crudo (no hace falta usar la variedad más cara de aceite de extracción mecánica).

Puestos en faena, dos notas: pelador de patatas y mandolina. Para mí son imprescindibles. Es como ir en carromato cuando puedes ir en coche.

Preparación

Preparación

Usando la mandolina

Usando la mandolina

Respecto de la mandolina, es una accesorio totalmente recomendable ya que en 2 minutos lograrás cortar la patata con el grosor adecuado y sin riesgo de accidentes. Yo la compré en eBay, de precio barato y con tendencia en ir perdiendo afilado. Las buenas son las de acero inoxidable, generalmente francesas, para que te hagas una idea en esta página verás una.

La proporción es simple, 1 huevo por patata, siempre prevaleciendo el huevo, lo que significa que si las patatas son grandes ponemos un huevo más.

Pelado habitual y corte en rodajas de la patata, tirando a fina.

Calentamos el aceite a media temperatura, con bastante aceite, y hacemos las patatas a fuego medio, dándoles la vuelta con asiduidad hasta que empiecen a coger un poco de color dorado y se empiecen a partir. Mientras habremos sacado los huevos para que no estén fríos y cuando empiece a deshacerse la patata los batimos enérgicamente y añadimos la sal.

Retiramos la patata de la sartén y la volcamos directamente sobre el huevo batido, terminando de cortar y deshacer la patata con la espumadera.

Huevo y patata

Huevo y patata

Mientras la masa de huevo y patata reposa, sacamos una sartén adecuada a la circunferencia que deseemos dar a la tortilla, le damos un poco de aceite a la superficie (lo justo para que no se pegue la tortilla, simplemente mojar la espumadera en el aceite donde se frió la patata y pasarlo por la superficie) y la calentamos a máxima temperatura.

Volcamos el contenido y esperamos unos segundos a que cuaje el fondo para empezar a moverla con movimientos circulares para que asienten los bordes.

Cuajando

Cuajando

Apenas 1 minuto o algo más (dependerá de si es vitrocerámica o gas) con un plato la giramos y la volvemos a echar sobre la sarten “por la otra cara”, bajamos un poco el fuego y la dejamos otro minuto y medio, aproximadamente, mientras la vamos asentando con los comentados movimientos circulares…

Sácala… y ¡a disfrutar!

¡ A disfrutar !

¡ A disfrutar !

P.S.: la nota friki… las fotos fueron tomadas con HTC Magic con Android 🙂

(esta receta se la dedico a mi hija, Celia, que se pone loca de contenta cuando me ve cocinar una tortilla)

2 Comments

  • alberto Says

    Seguro que dentro de poco me atrevo con un Lasaña, aunque también puedo subir un post de “la pizza perfecta… congelada” 🙂

  • paula Says

    Y a mi no me dedicas nada????

Deja un comentario