Tecnología, Internet, publicidad, gadgets y un poco de todo

My own Road Movie. Epílogo.

Poco más os puedo contar de mi experiencia haciendo streaming desde el coche que no hayáis visto en los videos: atascos de salida (1 hora para 38 kilómetros), 525 kilómetros (Google decía que había 600), una sola parada (obligada), un accidente (afortunadamente sin víctimas)… 5 horas de carretera y una recompensa (el beso de Foz).

Os dejo un par de videos que no fui capaz de retransmitir desde el coche… estaba sin itinerancia de datos, y subir datos desde la carretera resultó a veces difícil.

 

 

Y por supuesto, lo mejor del viaje, nada que envidiar al beso de Times Square o al beso del Hotel Deville… este es el beso de Foz

 

El beso de Foz

 

Espero aportaros nuevas futuras experiencias 🙂

Deja un comentario