Tecnología, Internet, publicidad, gadgets y un poco de todo

La pisada personalizada, el siguiente paso (dia 1)

Juegos de palabras aparte, ha llovido mucho desde mi último post de running y el día de hoy: carreras, tiempos, lesiones, molestias, zapatillas de running… mucho asfalto, regulares articulaciones y malos estiramientos, para darme cuenta de que cuando intentas avanzar en esto e irte superando, necesitas trabajar con mejores materiales y con mayor meticulosidad.

Desde entonces, hasta ahora, no he parado de hacer kilómetros, con mi fiel amigo Endomondo y algunos que me leen con los que he tenido el gusto de compartir carreras.

He pasado también por diferentes modelos de zapatillas, desde las primeras Saucony Pro Grid Guide, las Brooks Adrenaline, unas mágicas y estupendas Karhu Fulcrum y mis últimas, ligerísimas y esperadas Avia Avi-Lite II.

Plantillas para runners

Pero está claro que no existe la zapatilla perfecta. Al fin y al cabo los fabricantes se basan en estándares de pisada con el que intentan cubrir al mayor número de corredores, pero nunca serán unas zapatillas diseñadas para tí. De ahí que con el tiempo o los kilómetros puedan aparecerte lesiones o molestias.

Si a eso le sumamos la sabiduría popular sobre la pronación, supinación y pisada neutra y la cantidad de “expertos” que aparecen en los tiendas de deporte, donde te hacen pruebas para ayudarte a comprar las mejores zapatillas para tu pisada, y otros tantos aparatos…

Al final mi opción se ha decantado por acudir a un profesional, podólogo, que realmente estudie tus pies, tus huesos, y cómo pisas, y efectivamente, como el buen traje a medida, la plantilla supone “el traje a medida de tus pies”. Y no se trata de estar más guapo sino de evitar lesiones.

Mi diagnóstico inicial: 2 mm. de descompensación entre piernas, pisada neutra, pies cavos (arco elevado), y cierta pereza del pie izquierdo para realizar la maniobra de despegue del pie.

Las plantillas, ya bajo mis pies, esperando que pasen un par de días para ser probadas a conciencia en el anillo verde, mientras que en mis pies calzo las zapatillas más neutras que tengo.

Mi propósito: CERO molestias, y poder comenzar a prepararme una media maratón.

Ya os iré contando…

 

Deja un comentario